El peligro de los plugins – Panda Security News

Los Plugins (del inglés “plug-in”, conectar) son complementos desarrollados para todo tipo de soluciones y aplicaciones. Los más famosos son aquellos que proporcionan nuevas características a los navegadores, a los servicios de mensajería o a las herramientas como WordPress. Y todos ellos, sin excepción, pueden suponer una importante brecha en la seguridad de nuestra empresa.
El uso masivo de ciertos plugins se ha convertido en la razón principal para que algunos hackers hayan centrado su atención en la adquisición o en el uso de estos a la hora de lanzar un ataque. Hay que resaltar que la naturaleza y el comportamiento de estos complementos, así como su objetivo, es muy variado. Pero no importa el formato al que está orientado el plugin, todos son susceptibles de abrir nuevas brechas.
Por ejemplo, en WordPress, el caso de Display Widgets (con más de 200.000 usuarios), Appointments (8.000), Captcha (300.000), o NextGEN Gallery (más de un millón) han puesto de relevancia esta tendencia creciente de usar complementos para alojar ataques y la inyección de código malicioso. Estos afectan a todos los usuarios que visitan una página que contenga dicho plugin activado.
Los plugins para exploradores como Chrome, Firefox o Explorer no son menos peligrosos. Por ejemplo, el conocido LastPass (para ayudar a recordar contraseñas) ha sido objeto de críticas debido a serios problemas de seguridad mostrados durante el pasado año. La aparición de software de tipo “secuestrador” (adware, hijackers y similares) está muy presente en este tipo de plugins. Uno de los mejores ejemplos de este pasado año es Fireball, que consiguió infectar a más de 250 millones de ordenadores.
Aunque los plugins son increíblemente distintos entre sí, todos tienen el potencial de generar un problema de seguridad que suele manifestarse con una pérdida de control del equipo: aparición de ventanas de anuncios, comportamiento errático, etc. También pueden provocar la pérdida de datos puesto que recogen información personal, incluyendo credenciales de acceso, y la envían de forma clandestina. Y, además, pueden ir ligados a la inyección de software dañino: virus, malware de todo tipo o backdoors.
Existen dos razones principales para que los hackers le presten tanta atención a los plugins. La primera, como decíamos, es la masiva base de usuarios con los que algunos cuentan. Explotar un fallo de seguridad de plugins ya establecidos es una apuesta segura para los cibercriminales. La segunda es la heterogeneidad.
El uso de soluciones open source, así como la diversísima variabilidad de lenguajes y herramientas permite un crecimiento exponencial en las soluciones que implementamos a nuestro día a día. Y también en el número de problemas potenciales de seguridad. La evolución de estas aplicaciones está en una constante carrera contra los hackers que desean explotar sus vulnerabilidades. Cuando más diverso es el “panorama”, más posibilidades existen de que estas sean explotadas.
Las técnicas preferidas en el caso de WordPress implican el uso de exploits y fallos existentes en PHP, Ajax o Java, entre muchos otros, lo que multiplica de manera exponencial la posibilidad de un problema de seguridad. Por otro lado, esto afecta tanto a los visitantes de la página como a los servidores donde se alojan, pudiendo extender la infección de manera rápida y prolífica para los cibercriminales.
Esto debería darnos una idea del potencial impacto que tiene el uso indiscriminado para la empresa. Si la web corporativa está hecha con este popular CMS (o con cualquier otro similar: Drupal, Joomla…) existe la posibilidad de poner en peligro los datos de la empresa, del servidor y de los usuarios.
En cuanto al uso de complementos dentro del sistema de la compañía, debemos saber que estos, usados como vectores de ataque, pueden ocasionar grandes pérdidas. ¿Cuál es la solución? En primer lugar, es imprescindible contar con un buen equipo de TI y una buena educación en seguridad entre los trabajadores.
En segundo lugar, las herramientas de inteligencia y seguridad predictiva , como Panda Adaptive Defense 360, son la mejor opción para mantener un control exhaustivo de todo lo que ocurre en la red de la empresa, previendo, previniendo y remediando potenciales ataques gracias a su capacidad para monitorizar todos los procesos del sistema en tiempo real.
Por último, siempre existe la opción radical de “plugins cero”. Es decir, prohibir su uso tanto en navegadores de la empresa como en la página de la misma. En el caso de la página no debería haber problema si contamos con una web hecha “a medida”. En el caso de los navegadores y aplicaciones, con un buen control limitaremos muchísimo el posible daño que pueda sufrir la empresa.
Panda Security es una empresa especializada en la creación de productos de seguridad para endpoints que son parte del portfolio de soluciones de seguridad IT de WatchGuard. Centrada inicialmente en la creación de software antivirus, la compañía ha ampliado sus objetivos expandiendo su línea de negocio hacia los servicios de ciberseguridad avanzada con tecnologías para la prevención del cibercrimen.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Introduzca sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *